Historia

Inicio / Municipio / Historia

HISTORIA

Himnos de Aldea del Rey

ALDEA DEL REY EN LA PREHISTORIA

Su poblamiento urbano se remonta al Paleolítico Inferior y Medio, como lo demuestran algunos de los yacimientos encontrados en su término y próximos al rio Jabalón.

YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS

  • "El Chiquero"
  • "Vega de los Morales"
  • "Barranco Blanco"
  • "El Yezgo"
  • "Terraza del Jabalón"
  • "La arenilla"

ORÍGENES

Según los datos del Diccionario Geográfico de Madoz y el estudio de Hervás y Buendía, Aldea del Rey fue poblada por el tiempo en que el Convento de Calatrava se trasladó a su nueva residencia, pues en la Concordia del año 1.245 el Arzobispo reclamaba a la Orden su terzuelo de esa villa, siéndole concedido. Además debía pagar 1.260 mrv por el tributo de San Miguel y, como villa perteneciente a la Mesa Maestral, cobraba la misma mitad de las yerbas de un monte que vendía el Concejo y los dos tercios restantes del diezmo. Esto provocaría que los vecinos de Aldea del Rey se tomaran la justicia por su mano y expulsaran a cuchilladas de su término a los ganados y pastores de la Orden. Ante este hecho, el Convento promovió una querella, y el Capítulo General de la Orden dictó sentencia:

"El Sacro Convento podrá gozar con sus ganados de todos los pastos de sus términos concejiles, pastando sus yerbas, bebiendo las aguas, etc y pueden hacerlo los demás vecinos de dicha villa".

El Convento para el goce de sus dehesas se consideraba vecino pero no para sus cargas, por ser inmune y de la exclusiva jurisdicción del Priorato. Este privilegio era irritante en demasía por los abusos a los que daba lugar. Por esta razón y otras muchas entraron en la finca del Cobo a prender a los delincuentes y someterlos bajo su autoridad. Tras esto se emprendió otro pleito entre el Convento y éstos, siendo reconocida la autoridad local por el Gobernador de Almagro y Consejo de las Ordenes, a donde el Convento apeló, confirmando a dicha granja en su inmunidad eclesiástica, pero negándose la civil que tambien pretendía. Después de todos estos litigios el Consejo de la Villa quedó arruinado y descendió en la mitad el número de habitantes, teniendo sólo a principios del s.XVII, 120 vecinos.

Aldea del Rey fue separada de la Mesa Maestral por orden de Felipe II y elevada a la dignidad de Clavería, mandando construir un Palacio, que está frente a la Iglesia Parroquial, en donde tenía su Administración y silla el Clavero de la Orden.

Miembros de la Orden de Calatrava, según una miniatura de la Biblia de Alba.

SACRO-CONVENTO Y CASTILLO DE CALATRAVA

Se erigió sobre la cumbre del cerro en el que existía un antiguo y fuerte Castillo del Cobo, el cual, según Zapater, debió su nombre a su forma cónica o redonda, por ser Cobo deformación de cubo. Todo el conjunto muestra un aspecto de gran solidez, está fabricado en mampostería de piedra y ladrillo.

Pensada y construída como fortaleza de marcado carácter defensivo, sufrió distintas modificaciones para acomodarse a las nuevas necesidades de la Orden. Tiene tres recintos amurallados. En la zona Sur de la primera muralla se encuentra la llamada Puerta del Sol. Siguiendo el camino nos encontramos con la Puerta de Palo o de los Arcos. En la fachada principal se encuentra la Puerta de Hierro. Sobre ella dos grandes ventanas. Esta puerta nos permite el acceso a la fortaleza, introduciéndonos a una gran bóveda de mampostería de piedra cuarcita. De aquí se pasa al patio principal, el cual permite el acceso a las dependencias del Convento y a la fortaleza. El imponente rosetón de la iglesia, realizado, al igual que la puerta, con roca volcánica, fue construido en época de los Reyes Católicos. El interior es un bello ejemplo de arquitectura cisterciense que presenta características de arte gótico.

PALACIO DE LA CLAVERÍA

Fue edificado por el primer Clavero y cuarta dignidad de la Orden de Calatrava en el Siglo XVI. Es muy sobrio, de dos plantas tapiales de hormigón de cal protegidos por fuertes machones de ladrillos y ángulos acabados con hermosa piedra de sillería. La parte más noble de la fachada está constituída por una ancha puerta con arcos rectilíneos de color rojo y balcón central defendido por hierros de forja. En la parte superior del balcón hay tres escudos; finalmente rematan los tres escudos otro que campea desafiante con la Cruz de Calatrava primitiva, con dos trabas indicantes de la categoría del cargo de Clavero. El último poseedor de sangre real fue Carlos Isidro de Borbón, hermano de Fernando VII.